Las redes sociales se han convertido en un patrón constante en la vida de muchos jóvenes y adultos. La facilidad para acceder a pequeñas dosis de diversión y la infinidad de contenido disponible en cuestión de segundos, han hecho que el uso de estas plataformas sea cada vez más frecuente. Esto no debería ser un problema, pero cuando estas redes se convierten en una necesidad, estamos frente a una adicción a las redes sociales.

Las nuevas generaciones son de las más afectadas por esta adicción y en los últimos años, las adicciones relacionadas no han parado de aumentar. Puede que se sienta la necesidad de utilizar una red social concreta, por ejemplo, Instagram o TikTok., otros simplemente buscan evadirse de la realidad y acuden a cualquier plataforma.

El perfil de un adicto a las redes sociales

Hay personas y colectivos que pueden resultar más vulnerables a desarrollar una adicción a las redes sociales. Los adolescentes son uno de los colectivos con mayor potencial de generar una adicción, este colectivo ha crecido con estas plataformas y ya forman parte de su rutina. Pueden acudir a ellas buscando consuelo, diversión o simplemente para dejar las obligaciones a un lado. 

Además, hay factores que pueden hacer un perfil más vulnerable a crear una adicción, como la baja autoestima, una timidez que queda respaldada por una interacción a través de una pantalla o la hiperactividad, entre muchos otros factores. Normalmente, para evitar que se genere una necesidad como la adicción a Facebook o a Instagram, se debe trabajar el problema de raíz que aísla al paciente de su entorno y realidad.

Si no se tratan, las redes funcionan como un velo que difumina las inseguridades o problemas, para crear una falsa sensación de bienestar que se acaba volviendo tan adictiva como cualquier otra droga.

Causas de la adicción a las redes sociales

La dependencia a las redes sociales no aparece de un día para otro, como pasa con muchas otras drogas, la necesidad va creciendo en el individuo hasta convertirse en un elemento indispensable de su rutina. Esta adicción puede provenir de varias causas y los investigadores determinan que algunas de las más comunes son:

¿Quieres superar tu adicción a las redes? Te ofrecemos una sesión terapéutica GRATIS y SIN COMPROMISO. Haz clic aquí.

  • La facilidad de acceso: En cuestión de segundos pueden acudir a esta fuente de contenido y aislarse. Además, se puede acceder desde múltiples dispositivos como móviles, tablets u ordenadores.
  • Uso extendido y normalizado: Pasar todo el día en las redes sociales es algo común, sobre todo en las generaciones más jóvenes. Por ello, no resulta extraño el hábito y es difícil de detectar.
  • Facilidad de comunicarte sin tener que quedar en persona, siendo una opción más cómoda para los que sufren ansiedad social.
  • Autoestima: Muchos encuentran en las redes sociales un lugar para reafirmar su autoestima, mostrando su mejor versión o las cosas buenas en su vida, para conseguir el visto bueno del resto.

Síntomas de un adicto a las redes sociales

El uso de las redes sociales ya es normal y no excepción, por lo que detectar una adicción puede resultar todo un reto. No obstante, hay algunos síntomas que nos alertan sobre la situación:

  • Impulsividad: Una actitud o respuesta impulsiva es común en los perfiles de adicción a las redes, incluso pueden llegar a desarrollar tendencias violentas.
  • Malestar emocional: Este se produce cuando no se puede consumir el contenido o si este no consigue satisfacer las necesidades.
  • Aislamiento social: Evitar todo tipo de contacto con otras personas, priorizando el contacto online en todo momento.
  • Intolerancia a los estímulos negativos, ya sean estos físicos o psíquicos. Problemas para gestionar la fatiga, el dolor o las responsabilidades. Este se relaciona estrechamente con la impulsividad, pues la respuesta a estos estímulos suele ser desmedida o agresiva.
  • Búsqueda de emociones fuertes: Para sentir una adrenalina momentánea que produzca placer en el sujeto.

  

Si estos síntomas se relacionan con un aumento de las horas frente a la pantalla, puede tratarse de una adicción a las redes sociales. Un perfil cada vez más común es el de los adictos a TikTok, una red social en pleno crecimiento con un formato muy adictivo por sus vídeos de corta duración, donde la recompensa es instantánea, no obstante, también es común encontrar perfiles con adicción a Instagram, Facebook u otras plataformas.

Consecuencias de la adicción a las redes sociales

No hacer un buen uso de las nuevas tecnologías y crear un perfil de dependencia, puede tener consecuencias a corto y largo plazo para los afectados. Muchas de estas consecuencias se pueden mejorar con un tratamiento temprano y personalizado para el paciente.

Entre las consecuencias más comunes encontramos que las relaciones personales se resienten por la falta de contacto con el individuo. Se puede generar un deterioro o una pérdida de las relaciones en el hogar, en el trabajo o incluso en parejas. La persona adicta tiene la necesidad de pasar más horas en redes sociales y las relaciones quedan en un segundo plano. Esta necesidad de consumo de contenido en las redes también puede generar privación de sueño o la pérdida de tiempo.

También, se derivan consecuencias físicas, pues esta adicción se relaciona con un estilo de vida más sedentario. Los perfiles afectados pueden notar problemas en la vista y la espalda con mayor frecuencia, así como un aumento de peso e incluso problemas en el corazón por la falta de actividad física en la rutina diaria. 

Por otro lado, las responsabilidades también se verán afectadas, el adicto puede notar problemas de concentración y bajar su rendimiento tanto en el colegio como en entornos laborales. Esto puede derivar en situaciones de ansiedad o frustración que el adicto intentaría resolver con más exposición a su droga.

Tratamiento para la adicción a las redes sociales

Conseguir un tratamiento personalizado para poder mejorar una adicción a las redes sociales es esencial. El entorno, los problemas del paciente y su rutina son elementos a tener en cuenta para asegurar una recuperación. Lo más importante es detectar que existe un problema, después lo mejor es contactar con un equipo experto para crear un plan personalizado para superar la adicción.

Esta es una adicción cada vez más común y afecta a miles de personas en todo el mundo, por ello, lo mejor es ser consciente del problema y buscar un método que se adapte a tus necesidades para dejar lo que te hace daño atrás. Crearás una relación más saludable con tus hábitos y con tu entorno, acabando con el problema desde el estudio de la raíz.

Ahora puedes dar el primer paso desde la comodidad de tu casa, en Stop Adicciones contamos con planes de terapia online para que puedas superar el problema paso a paso. Con nuestro equipo, encontrarás un asesoramiento online personalizado, un seguimiento diario y formaciones adaptadas a ti, para que puedas realizar un tratamiento de adicción a las redes sociales.

Te enseñaremos a relacionarte mejor con las personas de tu entorno en la vida real, el mundo físico. Compartir las emociones y sentirse comprendido es un paso importante para poder superar esta etapa.

Si crees que esta puede ser una solución para ti puedes probar uno de nuestros planes, todos ellos tienen una primera sesión terapéutica totalmente gratuita, para que puedas ver qué encontrarás en la terapia y saber si se adapta a lo que estás buscando. El primer paso es el más importante, una vez pides ayuda, ya estás más cerca del final de este proceso.

Haz clic aquí y prueba gratis nuestro tratamiento para la adicción a las redes sociales.