Ser adicto significa tener una enfermedad que afecta tanto a uno mismo como a las personas que le rodean, sobre todo del entorno más cercano. Es muy habitual que la familia o amigos más íntimos se den cuenta de que hay un problema que tratar antes que el propio adicto, que tiende a pensar que tiene su consumo o hábito bajo control.

Tú, querido lector, probablemente tengas a una persona adicta en tu familia o grupo de seres queridos y estás buscando cómo ayudarlo a que se recupere de su adicción.

A nuestro modo de ver, solo puedes hacer dos cosas, ambas muy importantes:

  1. Buscar un tratamiento de adicciones.
  2. Convencer a la persona adicta que haga ese tratamiento por propia voluntad.

A un adicto no se le puede obligar a hacer terapia, no funciona. La terapia para el tratamiento de las adicciones solo es efectiva cuando el adicto quiere recuperarse y se dedica a ello con todo su esfuerzo. En este punto te estarás preguntando cómo alguien que quizá ni siquiera reconoce que tiene un problema va a dedicarse en cuerpo y alma a solucionarlo, una buena manera es que sus seres más queridos le hagan ver que su adicción le está afectando a él y a las personas que más quiere y que se le presenten las ventajas que tendría dejar de depender de esas sustancias o hábitos que tanto daño están haciendo.

Cómo convencer a un adicto de que haga rehabilitación

Es su entorno más cercano el que más puede convencerlo, seducirlo. Siempre se ha de hacer desde el máximo respeto, con amor y sin discutir o reprochar. El objetivo es ayudarle a reconocer que tiene un problema y que su vida y la de las personas que ama sería mucho mejor si tratase su adicción. Vamos a dar algunas recomendaciones.

Las personas de más confianza del adicto debéis reuniros con él o ella en un lugar tranquilo, mejor si es un lugar donde no ha habido antes broncas debido a su adicción. Lo mejor es que esta reunión la hagáis en un momento en el que el adicto se sienta culpable o tenga remordimientos tras algún acto que haya realizado a consecuencia de su adicción, por ejemplo un hurto en casa para poder consumir, una mentira en la que sabe que ha sido descubierto, una ruptura, un despido, una discusión fuerte, étc. Es importante que, en el momento de reuniros, el adicto no haya consumido nada y esté en plenas facultades para escucharos, expresarse y que os entendáis. Hay que planificar previamente los temas a tratar y cómo enfocarlos, recuerda que siempre se ha de hablar de forma tranquila y desde el respeto y el amor incondicional. También es importante que escuchéis atentamente lo que él o ella tienen que decir y cómo se sienten.

Para empezar podéis señalar que el problema no es el adicto, una persona a la que amáis y respetáis, sino la adicción y lo que le lleva a hacer. Luego hay que centrarse en cómo su adicción os está afectando a vosotros, a las personas que ama. En este momento podéis hablar de las dificultades o sentimientos que os genera su enfermedad, también de la preocupación que tenéis al verlo en esta situación, preocupación por su salud y por cómo va a afectar la adicción a su relación con los demás, su trabajo, su economía, sus objetivos, étc.

Tras explicarle cómo os sentís y escuchar cómo se siente él ante vuestras revelaciones, podéis pasar a comentarle que la razón principal por la que os habéis reunido es que tenéis la intención de ayudarle en todo lo necesario para que esté mejor y que os gustaría mucho que siguiese un tratamiento para recuperarse. Hay que recordar que es muy importante que no sienta que le estáis obligando, sino que os gustaría mucho porque creéis que es lo mejor para todos, tanto para él o ella como para las personas que ama, para su salud, para sus metas y aspiraciones, para su vida laboral, para su felicidad plena y la vuestra, étc. enumerad los beneficios que tendría al recuperarse, podéis incluir metas u objetivos que sabéis que tiene, si tiene hijos hablarle del tiempo extra que podría dedicarles, todo lo que creáis que podría hacer si no tuviese la dependencia que tiene. Hay que conseguir que pueda visualizar una vida más plena sin su adicción.

Si hiciese el tratamiento con Stop Adicciones, podéis comentarle que solo tendría que dedicar dos horas semanales desde casa, el esfuerzo real sería mínimo y tendría gran impacto en su vida y en la vuestra.

Si con todo el adicto no responde positivamente no hay que enfadarse, habrá más oportunidades. No obstante si que hay que empezar a fijar unos límites. Hay que hacerle saber que vamos a brindarle ayuda en el momento que quiera, pero que por ejemplo, no vamos a mentir más para encubrir su adicción, no le vamos a prestar más dinero para consumir o jugar, étc. Todas estas acciones le perjudican a él y a vosotros, hay que dejar de hacerlo. A pesar de todo, es muy importante que le transmitamos que lo hacemos porque creemos que es lo mejor para él que lo seguiremos amando incondicionalmente y que estaremos para ayudarle cuando el quiera recuperarse.

Ha accedido a realizar un tratamiento

Si habéis tenido éxito en que acceda a realizar tratamiento, muchas felicidades, la vida de todos está a punto de mejorar enormemente. Ahora hay que actuar rápido, programa una sesión terapéutica gratuita sin compromiso aquí.

Si tienes dudas o quieres saber más de nosotros no dudes en contactarnos.